En el fisio de suelo pélvico

Abrimos la puerta de una sesión para saber en qué consiste

Siempre surgen dudas similares cuando llega el momento de acudir al fisioterapeuta por primera vez: “¿tengo que ver a un fisio por mi problema?”, “¿qué me va a hacer?”, “¿me va a doler?”, “¿qué debo llevar conmigo?”… Pero muchas más si la razón por la que acudimos a consulta es la evaluación del suelo pélvico.

En un post anterior comentamos a grandes rasgos cuáles son las posibles disfunciones del suelo pélvico. No nos detendremos por tanto en eso e imaginemos que somos una mujer o un hombre con necesidad de visitar a nuestro fisioterapeuta especializado en el suelo pélvico.

Como fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, considero que la primera sesión debe ser divulgativa y enseñar la anatomía y funciones del suelo pélvico, además de disipar las dudas iniciales sobre este tema de quien venga a consulta. Debido al gran desconocimiento, incluso entre el profesional sanitario, no tengáis miedo de preguntarnos cualquier cosa cuando estéis en consulta, no hay preguntas pequeñas ni dudas tontas.

Creo que este paso es esencial para comprender por qué debemos de cuidar y tratar el suelo pélvico y, por tanto, de comprender la importancia de seguir el tratamiento que os paute el fisioterapeuta.



Es también clave para entender lo que vendrá después: la anamnesis, o la toma de datos clínicos que a los fisioterapeutas nos sirve para conocer el estado de ese suelo pélvico sin examinarlo físicamente. En esta parte el fisioterapeuta os preguntará por el motivo de consulta, así que, si tenéis algún informe médico relativo a vuestro problema, llevadlo a consulta. Esta parte también incluye preguntas específicas que los fisioterapeutas realizamos sobre funciones concretas del suelo pélvico.

Aunque en un primer momento puedan parecer preguntas íntimas o embarazosas, no debemos olvidar que el suelo pélvico tiene un papel fundamental en la contención de esfínteres (uretra y ano), en el soporte de las vísceras pélvicas, en el parto, en la fisiología sexual y el placer, y en el dolor de la zona genital y pélvica, luego las preguntas irán dirigidas a esas áreas.

A continuación, realizamos una exploración de la postura y del abdomen para lo os pediremos que os descubráis el abdomen y la parte baja del tórax. Lo realizaremos con el paciente de pie y tumbado, y os pediremos que realicéis diferentes acciones (ej. toser, hacer un pujo, contraer el abdomen o el suelo pélvico, hacer un abdominal hipopresivo o un curl…). Como ya sabemos por el post anterior, el suelo pélvico forma parte de una unidad funcional mayor que es el cilindro abdominal y queremos saber cómo se comporta este conjunto frente a elevaciones de la presión intraabdominal.

Finalmente, el fisioterapeuta os realizará el examen del suelo pélvico propiamente dicho y para ello os pediremos que os descubráis la parte inferior. Para que os sintáis más cómodos durante esta parte, solemos recomendar que vengáis a consulta vestidos con una camiseta ancha y larga o con un vestido que os tape la parte superior de los muslos si así lo preferís.



Primero mediante la observación y la palpación externa de ese suelo pélvico y después mediante la evaluación intracavitaria (intravaginal o rectal dependiendo del caso), el fisioterapeuta os pedirá de nuevo la ejecución de ciertas acciones (toser, hacer un pujo, contraer el transverso del abdomen o el suelo pélvico…) y examinará su comportamiento, además del tono, la tensión, la resistencia y la fuerza de ese suelo pélvico y valorará ar si hay puntos dolorosos a la palpación en esa zona.

En la consulta de suelo pélvico queremos que los pacientes os sintáis cómodos en todo momento. Ninguna parte de la evaluación debe ser dolorosa, siempre se hace despacio, con lubricantes y geles que facilitan la exploración y contando constantemente con la aprobación del paciente.

Una vez recabados todos estos datos, el fisioterapeuta pauta un programa de tratamiento y rehabilitación que consensuará con el paciente para el abordaje específico de su disfunción. Es muy probable que el fisioterapeuta os recomiende ejercicios para hacer en casa, es vital que los realicéis con la periodicidad que os indican.




Estos consejos no sustituyen la evaluación de un profesional y constituyen sólo una guía somera sobre el funcionamiento de estas sesiones.

Si sufres alguna disfunción del suelo pélvico, no dudes en contactar con nosotros. En Ofiterapia somos especialistas en su diagnóstico y tratamiento.


Imágenes tomadas de Freepik

Pincha aquí si quieres descargarte el artículo completo en pdf


PDF


Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar